30 ene. 2018

Reseña: Julia desaparece de Catherine Egan

¡Hola! ¿Qué tal estáis? Yo estoy disfrutando de una semana libre tras haber acabado los exámenes el viernes. He tenido bastante poco tiempo para leer desde que acabaron las vacaciones, pero bueno, espero recuperar el ritmo de los libros a partir de ahora. Hasta los siguientes exámenes claro. ¡Mucha suerte a los que todavía os queda alguno y a los que váis a empezar ahora!


Imagen: Portada (Alfaguara)

Título: Julia desaparece
Autor: Catherine Egan
Editorial: Alfaguara
Número de páginas: 304

Sinopsis (del libro):
Julia espía.

Julia roba.

Julia... desaparece.

Asesinatos, robos, brujería y traición. Catherine Egan construye un mundo fascinante y peligroso donde Julia, una espía tan carismática como deshonesta, descubrirá que ni siquiera una chica que puede desvanecerse puede escapar de sus errores.

Julia posee la asombrosa capacidad de pasar desapercibida. Aunque no es exactamente el don de la invisibilidad, es igualmente peligroso en una ciudad donde la magia está prohibida y los brujos son ejecutados públicamente. Pero es un don muy útil para convertirse en ladrona y espía... Y Julia sabe que en el mundo del crimen se paga muy bien. Y le están pagando muy muy bien por hacerse pasar por una sirvienta en la mansión de la señora Och e investigar a sus extraños habitantes. Un profesor caído en desgracia que recibe misteriosos paquetes de balsa, veneno y arañas. Un miembro de la aristocracia a quien todas las noches encierran en el sótano. Y una misteriosa joven que huye de algo, pero ¿de qué o de quién? Aún peor: Julia sospecha que hay una conexión entre los habitantes de la mansión y el asesino que está dejando un rastro de cadáveres por la ciudad...


Reseña:
Me costó bastante meterme en el libro al principio. No es que no pasara nada ni que no me interesara, pero ninguno de los personajes me atraía demasiado. Puede que fuera que era un poco tarde y estaba cansada o que andaba un poco confusa porque no había leído lo que parece ser la verdadera sinopsis (la que he puesto aquí) porque se encuentra en la solapa. El pequeño texto de la contraportada hace que el libro suene interesante, pero no dice demasiadas cosas. Cualquiera que fuera la razón, no conseguía que me atrajera lo que estaba leyendo.

Sin embargo, le di otra oportunidad al día siguiente y me terminé el libro en una tarde. Julia desaparece es un poco confuso al principio, pues la protagonista está trabajando como espía haciéndose pasar por sirvienta en una casa y no utiliza su verdadero nombre. Además, no se sabe mucho del mundo en el que viven. Se podría considerar un universo paralelo algo steampunk. La Tierra se llama Tierra y se habla del sol y de la luna, pero el resto de los planetas tienen otros nombres. Tiene sentido, puesto que tienen otros dioses y creencias. Digo algo steampunk porque, aunque hay cierta tecnología, no es lo más importante de la novela. Se habla de ganzúas eléctricas, ascensores y carruajes a motor, pero no es algo de lo que disfruten las personas comunes. Sólo la gente rica puede permitirse las mejores tecnologías. El resto del mundo vive de la misma manera que viviría en una novela del siglo XVIII no steampunk. Bueno, siglo XVIII con algunas costumbres un poco más medievales, como ahogar a brujas. Es una pena que las descripciones de las culturas no sean demasiado extensas porque el mundo que ha creado esta autora es muy interesante y me gustaría saber más de él. Mezcla aspectos normales con otros más sobrenaturales, como la existencia de licántropos o de extrañas arañas venenosas que protegen casas y se lanzan encima de intrusos.

Aunque Julia no es mi personaje favorito, no me cayó mal como protagonista. La autora no la construyó como un personaje perfecto ni con un poder increíble, al menos de momento. Realmente, aparte de la habilidad que tiene para hacerse invisible si no se mueve mucho, podría ser una chica cualquiera.

También me gustó ver que no todos los personajes eran adolescentes. De hecho, la mayoría son adultos. Normalmente, me suelo imaginar a los personajes de novelas juveniles unos diez años mayores de lo que en realidad son, pero en ésta no tuve que hacerlo. No contando a Theo, que es un bebé, la edad de los personajes va desde los dieciséis o diecisiete que tiene Julia a bastante más. Y ninguno de los más jóvenes tiene la madurez de una persona de mediana edad. De hecho, a veces se nota bastante el contraste entre Julia y los demás.

Además, no hay demasiado romance, lo que es un punto altamente positivo para mí. Sí que es cierto que hay algunos personajes que tienen pareja, como es normal en cualquier sociedad, pero el amor no llega a ser en ningún momento el centro de la historia. Julia está demasiado concentrada en su trabajo como para dejar que la relación de la que forma parte llegue a estar en el centro de la trama. No es inexistente, pero tampoco tiene la importancia que suele tener en la mayoría de novelas juveniles. No es una novela romántica y en ningún momento intenta serlo.

Aparte del mundo, lo único que hubiera preferido ver en más detalle son los asesinatos y su investigación. Nunca llega a haber una. Supongo que habrá una porque se sabe que hay policías, pero no llega a ser nunca parte de la historia. La conexión entre todas las víctimas y su relación con el trabajo de Julia se establece sin que se vea cómo se estudian los casos. Entiendo la razón porque la parte policíaca no es tan importante, pero me decepcionó un poco que no se produndizara más en ellos.

Me ha alegrado ver en Goodreads que se trata sólo de la primera parte de una trilogía. La verdad es que podría ser autoconclusivo. Es cierto que no se resuelve todo el gran problema, pero la forma en la que termina este libro no es tan abierta como en otros primeros volúmenes de sagas. Lo que realmente me gusta de que sea una trilogía es que espero que se sepa algo más de uno de los personajes. Cuando llegué a la última página, no sabía que existía un segundo libro y pensé que me había saltado alguna línea en la que se dijera que moría o que se iba. No voy a decir quién es por si alguien quiere leer el libro, pero en un momento está vivo y ayudando a otro personaje a ponerse a cubierto y luego no vuelve a salir en las pocas páginas que quedan. Me pareció un poco raro que no se supiera más de él teniendo en cuenta la relación que tiene con la protagonista. Pero bueno, espero que forme parte del argumento del resto de la trilogía porque es uno de mis personajes favoritos.

7 ene. 2018

Wrap-up 2017 y diciembre

En primer lugar, ¡feliz año a todos! Pensaba hacer un wrap-up sólo de diciembre, pero dado que se acabó el año y que no he hecho ninguno desde que empecé el blog, éste va a ser también del 2017 en general.

Según Goodreads, en el 2017 leí 31 libros, sólo uno más de los necesarios para el reto. Hacia el final busqué un par de libros cortitos para poder llegar al objetivo de 30, jeje. Pero bueno, me sirvió para terminar una saga que había empezado hacía bastante tiempo y que nunca había acabado: Darksmith Legacy, de Doctor Who.

Para el 2018 voy a volver a ponerme 30 libros como objetivo para el reto Goodreads. Mi idea es leer uno por semana más o menos, pero bueno, ya veré. Todo dependerá de cuántas páginas tengan y de cuánto tiempo para leer tenga yo. Ya he leído uno y tengo otro a medias, así que de momento no voy mal.

Por último, aquí dejo también el wrap-up de diciembre:

  • Six Little Secrets de Katlyn Duncan - Reseña
  • La marca del meridiano de Lorenzo Silva - Reseña  
  • La marea de hielo de Morgan Rhodes - Reseña próximamente  
  • The Pictures of Emptiness (Doctor Who: Darksmith Legacy #8) de Jacqueline Rayner 
  • The Art of War (Doctor Who: The Darksmith Legacy #9) de Mike Tucker  
  • The End Of Time (Doctor Who: The Darksmith Legacy #10) de Justin Richards - Reseña de toda la saga en general próximamente  
  • Por trece razones de Jay Asher - Reseña  
  • Julia desaparece de Catherine Egan - Reseña próximamente

El que más me gustó fue, con diferencia, La marca del meridiano.


¿Qué habéis leído vosotros? ¿Conocéis alguno de éstos?

28 dic. 2017

Iniciativa Seamos seguidores

Imagen: imagen oficial de la iniciativa

Había visto algunas iniciativas parecidas, pero estaban todas más o menos muertas. El otro día, encontré ésta por casualidad. Seamos Seguidores es una iniciativa que viene desde los blogs ¿Dónde está mi lápiz? y Como salir del laberinto. Trata de formar una pequeña comunidad de blogs que se siguen y se ayudan a despegar. Dejando a un lado la autopromoción, que también está bien, me pareció una idea genial para conocer otros blogs.

El primero de estos blogs ha creado una lista de participantes para que sea más fácil encontrarlos. Es en esta misma página donde hay un formulario para ser añadido a ella.

No creo que me dé tiempo a pasarme por todos antes de que se me acaben las vacaciones, pues hay 453 de momento, pero espero poder tener tiempo de ver unos cuantos blogs que no conocía. La verdad es que me parece muy útil que haya una lista de blogs que poder mirar. Suena un poco vago, pero el no tener que ir de un blog a otro y a otro y a otro para encontrar algo nuevo que no sean los más grandes reduce mucho el trabajo.

La forma de participar es muy sencilla. Hay que crear una entrada como ésta y visitar los otros blogs. En ellos, hay que comentar en estas enctradas dejando un link al blog propio después de seguir a la persona. Y ya está. Obviamente, la idea es que la otra persona visite el tuyo y te siga. Por lo que he visto, al contrario que en otras iniciativas similares, no es obligatorio visitarlos todos o, por lo menos, no he encontrado nada al respecto. Con 453 resultaría complicado...

27 dic. 2017

Reseña: Por trece razones de Jay Asher

¿Qué tal las fiestas? Yo las estoy pasando haciendo trabajos para la uni y leyendo, por supuesto. He estado muy liada esta última semana y se me olvidó programar algunas entradas que ya tenía escritas. Por lo menos he conseguido terminar el reto de Goodreads. Un poco justo porque leí ayer el último libro que me quedaba para ganar, pero lo terminé.


Imagen: Portada (Nube de tinta)

Título: Por trece razones
Autor: Jay Asher
Editorial: Nube de tinta
Número de páginas: 301

Sinopsis (del libro):
No puedes poner freno al futuro.

Ni reescribir el pasado.

La única forma de revelar los secretos es... darle al «Play».

Una caja, trece caras de casete, trece culpables y una víctima.

Apenas han pasado dos semanas desde el suicido de Hanna, cuando Clay encuentra una misteriosa caja en la puerta de su casa. La caja contiene unos casetes que serán el comienzo de un perverso juego que involucrará a todos los responsables de la muerte de Hanna.


Reseña:
Lo primero que tengo que decir es que vi la serie en Netflix hace unos meses, por lo que, aunque había oído que había diferencias entre la serie y el libro, en líneas generales ya sabía cómo acababa toda la trama. Aun así, cuando vi el libro en la biblioteca quise leerlo para poder tener mi propia opinión, y ocurrió algo un poco raro. Normalmente, me suele gustar más el libro o la película/serie, pero claramente una de las versiones. En este caso, por una parte, me gustó más el libro, pero por otra, más la serie. No pretendo que esta reseña se convierta en una comparación entre las dos versiones del argumento, pero sería absurdo omitir que haber visto la serie pudo haber influido en mi opinión del libro.

En primer lugar, no me pareció que esta novela tuviera tanto misterio como sugiere la sinopsis o una de las reseñas que se citan en la contraportada. Según ella, el New York Times la describió como "un thriller estimulante". Leyendo sólo la sinopsis sí que parece que vaya a tratarse de un thriller, pero, desgraciadamente, no es el caso. Desgraciadamente desde mi punto de vista porque me gustan los thrillers. La serie sí tiene ese misterio, pero la novela, no. La forma en la que está redactada no sugiere en ningún momento que haya habido un gran desencadenante del suicidio, ni que Hannah esconda ningún terrible secreto, ni nada parecido. De hecho, salvo en el caso de la cinta que narra cómo Hannah presenció una violación, las cosas que cuenta esta chica no son nada del otro mundo. Obviamente, afectaron a Hannah mucho más que a la mayoría de la gente, pero no fueron sucesos excepcionalmente fuertes. Creo que esto es algo que "arreglaron" muy bien los guionistas de la serie. Aunque no cambiaron ninguna de las razones de Hannah, dotaron al argumento del punto de misterio que le falta al libro. Con ello, consiguieron que se correspondiera mejor con la sinopsis.

Respecto a los personajes, me dio la impresión de que Hannah era increíblemente inocente y al mismo tiempo no lo era. Me explico. Se sugiere que ya ha salido con chicos en la ciudad en la que vivía antes, pero no se da cuenta de que apoyar su cabeza en el hombro del chico durante una cita podría sugerirle a ese chico que ella quiere acercarse más a él físicamente. Hasta el momento en el que Hannah le pide que pare y él no para, lo único negativo de este chico ha sido llegar bastante tarde a la cita. Hay que recalcar aquí que es Hannah quien inicia el contacto físico sin pedirle permiso al chico y que luego le molesta que este chico le ponga la mano en el muslo. No se la pone en el pecho ni entre las piernas ni intenta meterle la lengua hasta la garganta. Hasta el momento clave en el que ignora un claro "para", no ha hecho más que reaccionar de una manera muy normal a las acciones de Hannah. Pienso que el libro podría haber profundizado más en este aspecto a través de Clay. Tal como está descrita la escena, parece que el chico (el que está con Hannah, no Clay) sea un guarro (iba a poner otra cosa, pero no quiero que nade me censure la reseña) por tocarla cuando el problema empieza algo más tarde. El problema no es que toque a Hannah al principio, sino que decide pasar del "para". Todos sabemos que a Hannah no le está gustando la situación, pero sólo lo sabemos porque ella lo está narrando todo. Hasta que ella no verbaliza su disconformidad, el chico ni siquiera le está viendo la cara, pues, como ya he descrito, la tiene apoyada en su hombro.

Lo que sí me gustó del libro y que falta en la serie es un Clay más adulto y razonable. En la novela se da cuenta de que Hannah no pidió ayuda de una forma comprensible para el resto de la gente y de que no todo el mundo es culpable de su suicidio en el sentido en el que normalmente se entiende la palabra culpable. Aunque me hubiera gustado que esta clase de reflexiones se extendieran del mismo modo a la última cinta, me pareció un acierto que Clay tuviera esta clase de sentido común.

Sin embargo, hay algo que no comprendí en la serie y que el libro deja más o menos igual. ¿Por qué nadie le pasó las cintas a un adulto? ¿O a la policía, teniendo en cuenta que se habla de una violación en una de ellas? No se trata de tonterías de adolescentes, sino de algo mucho más serio. Entiendo que algunas personas no quisieran o que les diera vergüenza hablar con adultos responsables, pero me extraña que nadie involucrara a un adulto, pues las cintas han pasado ya por un par de manos antes de llegar a Clay. Clay tampoco habla con nadie que pueda hacer algo. Simplemente las envía a la siguiente persona. Y Tony hace lo mismo. Ninguno de los dos, que no aparecen como culpables en ninguna de las cintas, se plantea la posibilidad de pedir ayuda. Ya es tarde para Hannah, pero no para la otra chica.

En este punto, mi opinión sobre Hannah cayó en picado. Hasta la cinta de la violación me había parecido una chica que tenía bastante mala suerte y a la que le afectaba mucho lo que para otras personas es simplemente la vida cotidiana del instituto. No pretendo con esto juzgar sus razones para suicidarse, pues lo que es cotidiano para una persona puede afectar mucho a otra y no voy a entrar en ese debate. Pero en esta cinta nombra a la chica y parece darle igual que otras personas se enteren de lo que pasó. Para alguien que se queja de que nadie tiene en cuenta sus sentimientos, Hannah no se para a pensar si esta otra chica quiere revivir lo que le pasó o, si no se acuerda debido a la cantidad tan grande de alcohol que tomó, si quiere enterarse de esta manera. Parece que Hannah ha reflexionado mucho a la hora de grabar todas las cintas, pero aquí parece decidir que es ella la víctima y no la chica violada. Comprendo que pueda no darse cuenta de que no es el ombligo del mundo, pero me sorprendió su completa insensibilidad ante una situación tan seria.

En general, y ya termino esta reseña que ha acabado siendo increíblemente larga comparada con las que suelo escribir, no pienso que este libro anime al suicidio como he leído en otros comentarios. No obstante, sí creo que podría haber habido una voz más adulta comentando algunas situaciones. Clay lo hace a ratos en la novela, no así en la serie, pero podría haberse extendido un poco más esta parte. O haber incluido otro punto de vista que indujera a una conversación, como, por ejemplo, Tony. Hay una conversación entre ambos, pero es muy breve. O una nota del autor al final. Algo que aclarase puntos como el del cambio de aspecto como aviso. Cambio de aspecto es algo muy amplio y no creo que una persona normal pueda imaginarse que cortarse el pelo sea un aviso de suicidio. Si la situación hubiera sido que dejó de lavárselo y de ducharse y que empezó a ponerse ropa sucia, probablemente alguien le hubiera preguntado si todo iba bien. Pero, independientemente de cuántos panfletos hayan repartido en clase, no es el tipo de reacción que suele darse ante un corte de pelo que además parece quedarle muy bien.

21 dic. 2017

Primeras impresiones: Dark

Imagen: poster promocional (Netflix)

Llevaba esperando el estreno de esta serie desde que oí hablar de ella hace un par de meses. Es una serie alemana, original de Netflix, que cuenta con algo menos de una docena de episodios. Cuando vi el trailer, no tenía ni idea de lo raro que iba a acabar siendo el caso. Y digo raro en el mejor de los sentidos.

El suspense está muy bien conseguido. La idea de que todo el mundo parece esconder algo está presente en todo momento, desde una relación extramatrimonial hasta algo mucho más oscuro y que tiene relación con las desapariciones en el pasado y lo demás que sea que ocurriera y que todavía no se ha revelado.

Ya el primero empieza de manera misteriosa. El pueblo protagonista parece esconder secretos desde hace años. De hecho, el título de este episodio es "secretos". En la primera escena, vemos como se cuelga un hombre, que deja un sobre un tanto intrigante con la petición de que no se abra antes del 4 de noviembre a las 22:13 horas. Algo muy raro tiene que estar pasando en ese pueblo para que alguien que se suicida deje una carta con una hora tan exacta. La siguiente escena es el 4 de noviembre de ese año, casi dos semanas tras la desaparición de un chico. Después, desaparece un niño y aparece otro muerto con extrañas quemaduras en los ojos en su lugar.

El opening también es un tanto curioso. Tiene efectos de espejo. Me refiero a que es como si hubiera un espejo en mitad de la pantalla. Me pregunto si tendá algún tipo de relación con el misterio porque, como se intuye durante todo el segundo episodio y ve al final del mismo, el misterio va más allá de una historia policíaca normal y entra en el territorio de lo paranormal y de los viajes en el tiempo.

Me pasé todo el primer capítulo deseando que dieran las diez y trece de la noche para saber qué escondía ese sobre y no llega a saberse. Al menos no en este episodio ni en el siguiente, pero tengo la impresión de que va a acabar siendo parte del gran misterio que parece tener que ver con la central nuclear y unas cuevas próximas a ella.

Normalmente, lo que planeo hacer con las entradas de Primeras impresiones es complementarlas con una reseña de la temporada (o serie) entera cuando acaba. Cuando escribí esta entrada sólo había visto dos episodios y mi plan era seguir la idea de esta sección. Sin embargo, en este caso no va a ser así. Vi la serie en un par de días y en un primer momento pensé en reescribir esta entrada para que fuera una reseña de la serie completa, pero cambié de opinión. No quiero destriparle a nadie nada y hablar de lo que pasa en la segunda mitad revelaría demasiadas sorpresas. Los que la hayáis visto ya sabréis a qué me refiero. A los que no, os animo a verla.

Si la habéis visto ya, ¿qué os ha parecido? Y si no, ¿queréis verla?

17 dic. 2017

Portada de la semana: Medio mundo de Joe Abercrombie

¿Qué tal estáis? ¿Deseando ya tener algún día libre y comer dulces navideños? Yo sí, sobre todo porque significará que habré acabado con un par de trabajos para la universidad que tengo que entregar antes.

Ésta es una sección que se me ocurrió ayer por la noche, mientras admiraba la portada del libro que empecé antes de irme a la cama. Consistirá en lo siguiente: Cada semana, probablemente el domingo, elegiré una portada que me guste y hablaré sobre ella y sobre el libro. Muchas veces, cuando leo un libro, le echo un vistazo a las otras ediciones que existen y veo portadas preciosas. Por ello, las que van a aparecer en esta sección no van a ser necesariamente las portadas más actuales, ni me voy a restringir a las ediciones españolas u originales. Tampoco tendrán que ver siempre con el libro que esté leyendo.

Imagen: Portada (Fantascy)

Sin esperar más, os presento la portada española de Medio mundo, la segunda novela de la saga El mar Quebrado de Joe Abercrombie. La publica Fantascy, de Penguin Random House. Así como la de Medio rey me pareció bastante normalita, ésta me gusta mucho. La primera vez que este libro llegó a mis manos ni me di cuenta de que la ola está en realidad hecha de armas, casi como si fuera el Trono de Hierro, pero en versión ola y con más que sólo espadas. Pega mucho con la historia que se narra en este libro porque trata de una travesía para buscar aliados para una gran guerra. Probablemente se complique más la situación, pero al menos eso es lo que parece de momento, según la sinopsis y lo que llevo leído, que es más o menos un cuarto de la novela.

Os dejo aquí también la sinopsis por si os interesa (sacada del libro):

Espina Bathu es una de las pocas chicas de Gettlandia que ha recibido el don de la Madre Guerra. Desesperada por vengar la muerte de su padre, vive para la lucha. Pero tras un trágico accidente en el cuadrado de entrenamiento, su propio instructor la tacha de asesina y se convierte en una proscrita.

Zafándose del destino, la joven queda atrapada en una conspiración cuando se embarca en la nave del padre Yarvi, un clérigo tremendamente astuto. Junto con el resto de la tripulación, Espina surcará medio mundo en busca de aliados para luchar contra el despiadado Alto Rey, y aprenderá lecciones muy duras a base de engaños y sangre.

La acompaña en este viaje el joven Brand, un guerrero que odia matar. Aunque en una sociedad tan bélica como esta se le considera un fracasado, el periplo por el mar Quebrado le ofrecerá una oportunidad inesperada para redimirse a los ojos de todos.

¿Qué opináis de la portada? ¿Y de la novela?

15 dic. 2017

Reseña: La marca del meridiano de Lorenzo Silva

Imagen: Portada (Planeta)

Título: La marca del meridiano
Autor: Lorenzo Silva
Editorial: Planeta
Número de páginas: 400

Sinopsis (del libro):
En una sociedad envilecida por el dinero sucio y la explotación de las personas, todavía el amor puede ablandar a las fieras. Un guardia civil retirado aparece colgado de un puente, asesinado de manera humillante. A partir de ese momento, la investigación que ha de llevar a cabo su viejo amigo y discípulo, el brigada Bevilacqua, abrirá la caja de Pandora: corrupción policial, delincuentes sin escrúpulos y un hombre quijotesco que buscará en el deber y el amor imposible la redención de una vida fracturada. Ambientada en la Cataluña actual, esta absorbente novela policíaca de Lorenzo Silva, maestro indiscutible del género, se adentra más allá de los hechos y presenta un sólido retrato del ser humano ante la duda moral, el combate interior y las decisiones equivocadas.

Reseña:
Es una pena que haya tenido que esperar hasta diciembre para leer una novela que me haya gustado tanto. Por primera vez en mucho tiempo no se me ocurre nada que criticar. Pero bueno, nunca está mal acabar el año con un buen libro.

Lo que más me llamó la atención del caso que se investiga en este libro es lo bestia que es el asesinato. Ya desde el principio se sabe que no es un asesinato común. El cadáver que ha aparecido muestra señales de haber sido torturado y, además, se trata de un antiguo compañero de Bevilacqua. No he leído todos los libros de esta serie, así que no sé de qué manera está retratado en otras novelas, si es que aparece en alguna otra historia, pero la clase de violencia que se describe y la conexión personal del fallecido con el personaje principal aumentaron mucho mi interés.

También me sorprendió bastante el final. No puedo decir por qué sin soltar un gran spoiler, pero había esperado un final un poco más "clásico", por llamarlo de alguna forma, para una novela policíaca. El caso es bastante inusual y complicado de principio a fin, así que, de alguna manera, se podría decir que el final no desentona con el resto de la trama. Sin embargo, no es algo que hubiera podido predecir.

Aparte del argumento, que me mantuvo pegada al libro, teniendo sólo que parar porque tenía otras obligaciones o era tan tarde que me caía de sueño, una gran parte de lo positivo fueron los personajes. Me ha gustado mucho que los miembros de asuntos internos no aparecieran caracterizados como gente indeseable que se alegra de encontrar a policías corruptos para poderlos detener y que buscan lo malo, aunque no lo haya. En ningún momento se oponen a la investigación que el protagonista y su equipo llevan a cabo ni la dificultan, como suele ser el caso en múltiples películas y novelas. No tengo ningún conocimiento de este mundo, pero he encontrado muy razonable el presentarlos como gente completamente normal. También hay que tener en cuenta que en este caso actúan como aliados de Bevilacqua, puesto que el investigado no es nadie de su equipo y el protagonista ya está al tanto de que el muerto no fue alguien perfecto en vida. De hecho, aunque al principio sólo se intuye, según avanza la novela se van averiguando aspectos muy interesantes del pasado de Bevilacqua y de su relación con Robles, el guardia civil asesinado. No voy a revelar en esta reseña todo lo que se descubre para no destriparle a nadie la sorpresa. Sólo diré que, aunque no me lo esperaba, aportan una gran profundidad al personaje. Tengo que admitir que no he leído tantas obras de esta serie y que puede no ser tan sorprendente para alguien que lo haya hecho.

Por último, y dejando por un momento de lado lo mucho que he disfrutado con este libro, me parece genial que le hayan dado un premio Planeta a una novela policíaca.